ajo

VERDURAS ASADAS CON AIOLI

A nadie que le guste prender carbón y organizar un asado puede no gustarle esta maravillosa opción de vegetales pero en realidad es más rico de lo que se lee. Dejemos la carne a un lado, invitemos a las verduras como personajes principales de este asado (y nos encanta arrancarlo con un gazpacho) y si sienten que la proteína hace falta, proponemos en su lugar unas buenas lentejas o alubias. Anímense.

Una mesa con aceite de oliva, agua de limón con chía, una buena botella de vino y un platón con aioli abundante que acompañará a cada una de las verduras del asado, en un matrimonio perfecto.

Nos gusta precocinar las verduras no al punto, sino un pasito antes de tal forma que al asarlas no se cocinen,  sino que las llene de aroma a cocción de leña. El aioli, sencillito de licuadora y ligerito de ajo, pero sin mostaza, como nos gusta.

Ingredientes (para 6 personas)

  • 8 betabeles con piel enteros, ligeramente cocidos y cortados en gajos
  • alcachofas partidas por la mitad hervidas previamente casi al punto
  • coliflores crudas desgranadas para obtener “flores” de coliflor
  • Aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo pelados
  • Sal gruesa
  • huevo

Preparación

Se prepara y prende el carbón. Se marinan las verduras ligeramente cocidas en aceite de oliva y sal gruesa y se ponen sobre la parrilla de carbón cuidando que se asen por todos lados y volteándolas constantemente.

Al mismo tiempo se prepara el aioli en la licuadora. El huevo, dos dientes de ajo pelados, una pizca de sal, se licúa y aún con la licuadora encendida en velocidad baja se va añadiendo el aceite de oliva hasta que va emulsionando y se va formando un espesor como la mayonesa.

Las verduras bien asadas por todos los lados, se colocan en un platón para la mesa y se acompañan del aioli, del agua de limón con chía y de mucho vino.

Milanesas de berenjena y quinoa

Ingredientes

  • huevos
  • 2 dientes de ajo 
  • Sal y pimienta al gusto
  • 2 cucharadas de perejil picado
  • 1 taza de avena arrollada
  • 1 taza de quinoa 
  • berenjenas 
Zanahorias glaseadas con tomillo
  • 1 cucharada de aceite de oliva  
  • 1 cucharada de mantequilla 
  • 2 cucharadas de miel 
  • 1 cucharada de tomillo 
  • Sal y pimienta al gusto
  • 2 zanahorias

Preparación

Milanesas de berenjena y quinoa

Pelar y picar los dientes de ajo. Procesar la mitad de la quinoa. Colocar en una fuente plana la avena, la quinoa procesada y la quinoa entera, mezclar y reservar.

Colocar los huevos en un recipiente e incorporar el perejil, los ajos, sal y pimienta, mezclar bien. Cortar las berenjenas con piel a lo largo no muy finas.

Zanahorias glaseadas con tomillo

Pelar las zanahorias y cortarlas en bastones en forma diagonal, tener en cuenta que deben tener el mismo tamaño.

Armado

Pasar las berenjenas por el huevo con perejil, luego aplanarlas con la avena con quinoa. Repetir esto con cada rodaja.

En una placa con aceite de oliva acomodar las milanesas de berenjena y cocinarlas en horno.

En una sartén caliente con mantequilla y aceite de oliva dorar las zanahorias, incorporar tomillo, comino, sal y pimienta. Cocinar a fuego máximo durante aproximadamente 10 minutos, agregar la miel a la mitad de la cocción.

Servir en un plato una milanesa de berenjena con quinoa y acompañar con las zanahorias glaseadas con tomillo.

Tips:

-Quinoa: Los antiguos Incas lo llamaron “El Grano Madre”, fue su alimento básico durante miles de años y la veneraron como planta sagrada. Su bajo contenido de gluten posibilita la elaboración de alimentos dietéticos.

-Tomillo: En la Edad Media las mujeres daban a sus caballeros y a los guerreros regalos en los que incluían hojas de tomillo, ya que creían que aumentaba el coraje del portador.

 

 

 

Omelette de pimientos

Ingredientes

  • 8 huevos
  • 3 jitomates
  • 2 pimientos (rojos y verdes)
  • 2 cebollas
  • 1 diente de ajo
  • Tocino
  • Tomillo y laurel
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

 

Procedimiento

Calentar en una cazuela una cucharada de aceite y freír el tocino cortado en pedacitos. Añadir las cebollas picadas y el diente de ajo picadito.

Cuando empiecen a dorar, añadir también los jitomates y los pimientos. Añadir el tomillo y laurel, y condimentar con sal y pimienta.

Batir los huevos y verter la mezcla sobre los pimientos. Dejar cocinar unos minutos.

Servir.

 

Receta de pimiento relleno de carne molida

Ingredientes (para 4 personas)

Procedimiento

Picar la zanahoria y la papa en pequeños cubos. Una vez listas, colocarlas en una cacerola con suficiente agua hirviendo para que se cuezan. Añadir también los chícharos o guisantes y dejar que se cocine todo junto, agregando una pizca de sal. Una vez cocidas las verduras, retirar del fuego, escurrir y reservar.

En otra cacerola profunda añadir el aceite, calentar a fuego medio y, una vez caliente, agregar la cebolla y el ajo picados para que se sofrían. Añadir una pizca de sal.

Una vez que la cebolla esté transparente, agregar a la cacerola la carne molida de res y mover para incorporarla perfectamente. Dejar que se cueza durante 15 minutos aproximadamente, moviendo constantemente para que la cocción sea uniforme.

Mientras tanto, tomar los pimientos y cortar la parte superior con el tallo para forma una especie de tapa. Luego, desvenar los chiles y limpiarlos muy bien por dentro. Reservar un momento.

Por otro lado, una vez cocida la carne molida, añadir la verdura y dejar que terminen de cocinarse los ingredientes del relleno todos juntos.

Cuando la carne molida y las verduras estén listas, rellenar los pimientos. Para ello, tomar un poco del guiso y cubrir por completo el interior de los chiles.

Una vez rellenos, colocarlos en una bandeja para horno engrasada con un poco de mantequilla. Ponerles un poco de queso de hebra en la parte superior, o cualquier otro tipo de queso, agregar las tapas para que también se cocinen a un lado, no encima de los chiles, y hornear los pimientos rellenos de carne molida durante 10 minutos a 170 °C.

Pasado este tiempo, los pimientos rellenos de carne molida están listos para disfrutarlos.